25 de abril de 2009

Spotify; sí ya, seguramente ya lo conoce hasta el Papa, pero es que está muy bien

Se podría decir que a estas alturas todo el mundo conoce Spotify, pero como siempre queda alguien en un oscuro y aislado lugar, al margen de novedades, modas, y civilizaciones, pues es mi deber si aún no ha probado este programa pedirle que lo haga (y más, si es aficionado a la música).

Spotify es un programa que te descargas en tu ordenador (PC o Mac) y una vez en marcha te ofrece la posibilidad de escuchar radio a través de Internet, pero sobretodo, crear tus bibliotecas con las canciones que quieras, como lo harías en el mismo iTunes (de hecho Spotify es sospechosamente parecido al entorno iTunes). Pero la ventaja está en que con Spotify no tienes que tener estas canciones en el disco duro. Sino que son por así decirlo "canciones virtuales", que se reproducen directamente de la enorme base de datos musical ubicada en la red, y totalmente legal. Para ello Spotify ha llegado a un acuerdo con las discográficas, y gracias a ello, aunque lógicamente no todo, tenemos miles y miles de canciones de los artistas más conocidos, a grupos no tan conocidos.

Spotify tiene tres versiones, una gratuita (a cambio te van poniendo publicidad de vez en cuando), y dos modalidades de pago (por día o por mes). Pero vaya, con la gratuita, creo que todos ya nos daremos por satisfechos. El único "pero" es que para usarlo necesitas lo que llaman "invitación" (que alguien que lo tiene te invite). Aunque por fortuna, hay "truquillos" para saltarse este paso, como el que te dejamos a continuación.

Registrarse en Spotify sin invitación
Descargar Spotify

Recuerda que aunque te lo descargues, primero debes estar registrado para usarlo ;-)
Publicar un comentario